Andar descalzos

La primera vez que vi a una persona descalza de compras fue en Hossegor, en Las Landas francesas, para quien no lo conozca es un paraíso surfero entre el País Vasco y Aquitania con kilómetros de playas casi salvajes y las dunas más altas del continente.